Trasplante de cabello con Técnica FUT-FUSS: paso a paso

Llegada del paciente

Al llegar a la clínica para la realización del trasplante de cabello mediante Técnica FUT-FUSS, el paciente es recibido por el personal auxiliar que le llevará a la zona quirúrgica y le ayudará a colocarse el equipo desechable utilizado en el procedimiento: bata y calzas.

Recepción del equipo médico

Los doctores que llevarán a cabo la cirugía de trasplante capilar mediante Técnica FUT-FUSS saludan al paciente y le explican brevemente las fases de la cirugía. También le administran una profilaxis antibiótica.

Toma de fotografías

Antes de comenzar el trasplante de cabello con la Técnica FUT-FUSS, se realizan las primeras fotografías para poder comparar a posteriori el cambio significativo producido y el diseño que marcará su futura imagen.
Asimismo, estas imágenes sirven como documentación tanto para la clínica, como para el paciente, a la hora de realizar un control periódico de la evolución hasta obtener el resultado final deseado.

Diseño de la zona receptora y donante

En primer lugar, dibujamos la zona receptora con un rotulador indeleble, dividiéndola en diferentes sectores que van desde la zona frontal (primera línea de implantación), zona anterior media, posterior y vértex, dependiendo de las características de la zona a densificar.

Posteriormente, tumbamos al paciente en la camilla en posición decúbito prono, rasuramos al cero una estrecha franja de cabello en la que procederemos a dibujar los límites de la zona donante y tomamos las medidas de la tira para realizar una primera aproximación de las unidades foliculares a obtener. Posteriormente, anestesiamos la zona donante, utilizando una anestesia local, únicamente circunscrita al área donde vamos a trabajar.

Técnica FUT-FUSS: obtención de la tira

Desinfectamos la zona con producto antiséptico e infiltramos suero a nivel subcutáneo, lo que nos facilitará el proceso. Posteriormente, el doctor, en colaboración con las enfermeras, va obteniendo poco a poco el huso de piel que previamente se ha definido. Una vez extraído el material donante, queda una estrecha incisión que se cierra utilizando la técnica de sutura tricofítica. Por último, se limpia de nuevo y se peina, pasando completamente desapercibido, ya que se tapa con el propio cabello del paciente.

Preparación de los injertos

La tira obtenida es diseccionada en trozos de piel más pequeños denominados injertos y que, posteriormente, las asistentes de quirófano, mediante microscopios especiales, dividen distribuyéndolos en unidades foliculares de uno, dos o tres cabellos. Parte del éxito de un trasplante radica en la destreza del personal para no transeccionar equivocadamente el material donante, por lo que dicho trabajo requiere de mucha experiencia y preparación.

Los injertos obtenidos son depositados en unas cajas petri y sumergidos en una solución salina para su correcta conservación. Además, dichas cajitas se apoyan en unas placas especiales de frío que contribuyen a mantener la temperatura idónea para su supervivencia.

Técnica FUT-FUSS: realización de las microincisiones

Una vez obtenido el material donante para el trasplante de cabello, el paciente vuelve a la posición decúbito supino y anestesiamos todo el área receptora. Con unas agujas especiales de un diámetro de entre 0.6 a 0.9 realizamos las incisiones en las que se introducirán las diferentes unidades foliculares obtenidas de la disección. En las primeras líneas irán solamente unidades que llevan un cabello para dar un aspecto lo más natural posible, mientras que en zonas más internas pondremos unidades foliculares con dos o tres cabellos.

Técnica FUT-FUSS: implantación

La implantación de los injertos se realiza minuciosamente, abriendo cada una de las incisiones con una pinza e introduciendo el injerto de forma limpia, evitando someterlo a mucho traumatismo.

Descanso

Tras la implantación de los injertos, realizamos una parada o descanso para que el paciente pueda levantarse, acudir al baño, etc. También le ofrecemos algo de dulce y bebida para reponer los niveles de azúcar.

Técnica FUT-FUSS: fin del procedimiento

Una vez realizada la implantación de todas las unidades foliculares según las características de la zona a densificar, podemos decir que el proceso quirúrgico como tal ha finalizado.

Lavado/supervisión

Una vez finalizado el procedimiento, lavamos la cabeza y le explicamos al paciente cómo debe hacerlo durante los próximos días. Es muy importante realizar lavados diarios y mantener tanto la zona donante, como la receptora, lo más limpias posible. Posteriormente, supervisamos de nuevo ambas zonas asegurándonos de que está todo correcto.

Segunda toma de fotografías

Son las segundas fotografías del día que nos sirven para comparar el antes y el después de la cirugía, y el nuevo diseño que marcará su futura imagen.

Técnica FUT-FUSS: explicación del post-operatorio

El paciente pasa con el doctor a una salita de espera donde este le explica de forma clara y exhaustiva cómo es el proceso postoperatorio: qué medicación debe tomar, cuidados y precauciones, etc. Al día siguiente de la cirugía, en la zona receptora aparecerán unas pequeñas costritas que se irán cayendo poco a poco aproximadamente a partir del quinto día.
El cabello implantado finalmente se cae, dejando dentro la raíz que da lugar al cabello definitivo pasados 3 meses de la intervención. Ese cabello ya es definitivo.

Despedida

Una vez que todas las instrucciones del postoperatorio han quedado claras y se ha comprobado que el paciente se encuentra en perfectas condiciones, puede abandonar la clínica. La media de duración de todo el procedimiento suele ser de 5-6 horas.

Técnica FUT-FUSS: protocolo de visitas posteriores

Por último, establecemos un calendario de visitas para controlar y supervisar el postoperatorio y la evolución del resultado.

Normalmente, se le suele citar para tres días más tarde, con el objetivo de realizarle la primera cura. La siguiente visita será a los 12-14 días para retirarle los puntos.

A partir de ahí las visitas se realizará una visita de control al mes de realizarse la cirugía, al de cinco meses y al de diez. También se tomarán fotografías para poder analizar la evolución del paciente.